Por qué las personas con acné y piel sensible deben dejar de usar toallas

Las personas que padecen acné y/o piele sensible saben que tienen que tener mucho cuidado con los productos que introducen en su casa y utilizan en su piel. Un producto irritante puede afectar negativamente a su rutina de piel limpia durante días, semanas o incluso meses. Algunas personas están dispuestas a gastar cientos en tratamientos faciales, tratamientos médicos y visitas al médico para intentar encontrar la cura a sus problemas de piel. Las campañas de marketing nos bombardean constantemente con productos "nuevos y mejorados" y, cuando llegamos al supermercado o al pasillo de cuidado personal de la farmacia, la fatiga por la decisión se convierte en un verdadero problema. Uno de los artículos que probablemente nunca se ha pensado dos veces es algo que ya está en casa. Se utilizan todos los días para secar objetos, superficies e incluso nuestro cuerpo. Hablamos, por supuesto, de las toallas.


Dicen que cada persona es un mundo y que no hay dos personas que tengan los mismos problemas de piel. Mientras que una persona puede tener la piel seca y con picores, otra puede tener una producción excesiva de sebo que obstruye sus poros y provoca manchas, mientras que otra puede tener reacciones alérgicas a las sustancias químicas de los productos. Cualquiera que sea tu problema personal, la causa fundamental podría verse agravada por ese artículo aparentemente inocente que cuelga en tu cuarto de baño. La mayoría de la gente no piensa en las toallas de su casa hasta que llega el día de la colada, pero si sufres de acné y piel sensible es hora de tirar la toalla, literalmente.  


He aquí por qué las personas con piel sensible y acné deberían haber dejado de usar las toallas... desde ayer.

Las toallas están sucias


Ya sé, ya sé que probablemente estés pensando: "¡Quizá las tuyas sí, pero yo lavo mis toallas!". Eso está muy bien, pero a menos que tus toallas se laven y desinfecten cada dos días a alta temperatura, se sequen bien y se extiendan adecuadamente para que se sequen después de cada uso, la probabilidad de que estén reproduciendo bacterias es muy alta. ¿Ha notado alguna vez un olor a humedad en tu cuarto de baño o en tus paños o toallas? ¡Eso significa crecimiento de bacterias! Las toallas absorben la humedad y la retienen durante largos periodos de tiempo, lo que constituye el entorno perfecto para que las bacterias no sólo sobrevivan, sino que se reproduzcan. Cuando nos lavamos la cara, eliminamos la grasa, la suciedad, las células muertas de la piel y otras impurezas diarias, pero si coges una toalla sucia para secarte la cara, podrías estar volviendo a poner suciedad y bacterias en tu cara. ¿Por qué querrías limpiar tu piel con una toalla sucia? Utilizar una toalla seca nueva, limpia y de algodón como la wipe seca de algodón 100% natural de Kubwipes que te da la tranquilidad de saber que tu piel se mantiene limpia y fresca. Nuestras toallitas son secas, antibacterianas y antifúngicas, por lo que sabes que estás obteniendo una "toalla" perfectamente limpia cada vez que coges una. Sólo tienes que sacar una toallita del cómodo envase reciclable y enamorarte de su gran capacidad de absorción y de su algodón puro ultrasuave.  

Las toallas no son puras


Tus toallas están lejos de ser puras, lo que significa que estás introduciendo toda una serie de cosas en tu cara y tu piel. Ya hemos hablado de las asquerosas bacterias que probablemente viven (sí, viven) en tus toallas, pero ¿has pensado alguna vez en las otras toxinas? Me refiero a los productos químicos. Digamos que tus toallas están recién lavadas a alta temperatura. ¿Qué productos químicos les echaste para que quedaran limpias? Los detergentes, los suavizantes, los quitamanchas y la lejía están llenos de productos químicos tóxicos que son perjudiciales para nuestra salud e irritantes para la piel. Aunque la mayor parte del producto se aclara en la lavadora, siguen quedando residuos químicos en las toallas y la ropa incluso después de lavarlas. ¿Cómo crees que consiguen ese olor a limpio? Es un residuo químico. Las personas con piel sensible saben que tienen que tener mucho cuidado con los detergentes que utilizan y con los tejidos que tocan su piel para no tener brotes en la piel o reacciones alérgicas. Las wipes de algodón Kubwipes son puras. Nuestras toallitas no contienen productos químicos, ni fragancias, ni parabenos, ni jabón, ni loción, ni petrolato, ni alcohol, son veganas, no crueles... ya te haces una idea. Están libres de toda la suciedad para que tu piel se mantenga limpia y feliz.

Las toallas son ásperas


Lo has oído aquí primero. Las toallas son ásperas para la piel. Ahora bien, este problema se debe en parte al hecho de que la gente a menudo no las utiliza correctamente y en parte a cómo están hechas. Empecemos por la forma en que usamos las toallas para secarnos, ¿eres de los que acarician o de los que se limpian? Si has contestado lo segundo, ¡deja de limpiar! (Dice la marca de toallitas) (Jaja) Pero en serio, puedes usar las toallas para secar objetos y superficies, pero deja de limpiarte la cara. La mayoría de las toallas están hechas con tela de rizo, que es un método de fabricación de tejido con miles de pequeños bucles que permite una mejor absorción, pero también crea una textura áspera que arrastramos por nuestra piel, lo que es especialmente malo para la piel sensible, con lesiones o con manchas. Utiliza el método de secado con toquecitos con una toallita de algodón 100% natural y tu piel notará la diferencia con menos rojeces e irritaciones.


Además de la aspereza al limpiar, ¿te has preguntado alguna vez por qué las toallas se sienten tan suaves en la tienda y luego son ásperas cuando las llevas a casa? Expertos de Consumer Reports han explicado que la mayoría de los fabricantes recubren las toallas con un acabado suavizante para que parezcan más suaves antes de comprarlas, pero ese recubrimiento desaparece después de uno o dos lavados. 😯  Lo sabemos, nosotros también nos sentimos engañados. Además del recubrimiento químico, aunque muchas toallas están hechas con algodón 100%, muchas más están hechas con otros materiales como la microfibra y el poliéster. El poliéster es un tejido sintético (no natural) derivado del petróleo y no es bueno para la piel delicada. Nuestra piel es un organismo vivo y anhela las sustancias naturales, así que hazte un favor y mantenla 100% natural. Las wipes 100% algodón natural de KubWipes están hechas con algodón puro, de origen vegetal y de doble capa, para una suavidad exquisita incluso en las pieles más delicadas y sensibles.

Las toallas dan trabajo 


Ya hemos comprobado que, para evitar la proliferación de bacterias y la contaminación cruzada de las toallas, tenemos que utilizar muchas toallas en nuestra vida diaria. Necesitamos toallas distintas para la cara, el cuerpo, el pelo, las manos y, por supuesto, para limpiar en la cocina o en la casa. Si tenemos que usar más toallas y lavarlas más a menudo para mantenerlas realmente limpias, ¡eso es mucho trabajo! Incluso cuando intentamos seguir el ritmo de la colada, algunas toallas pueden quedarse olvidadas. (Como esa toalla apestosa que dejaste en la bolsa del gimnasio durante una semana). Hacer la colada es una de esas odiosas tareas domésticas que siempre parecen posponerse hasta que ya no pueden evitarse y no es muy respetuosa con el medio ambiente cuando te paras a pensar en ello. Todo el agua, la electricidad y los productos químicos (que vienen en botellas de plástico) que se utilizan para limpiar las toallas tienen un impacto en nuestro entorno. Utilizar una toallita KubWipe fresca, antibacteriana, antifúngica y ecológica es una forma cómoda y perfecta de mantenerse limpio sin todo el trabajo. Reduce tu carga de toallas utilizando una toallita fresca para la cara cada día. Nuestras toallitas se pueden llevar a cualquier parte y tirarlas cuando hayas terminado. El algodón 100% natural es de origen vegetal y biodegradable cuando se desecha correctamente, lo que la convierte en una alternativa perfecta y cómoda en comparación a las toallas faciales y de gimnasio. Las KubWipes son suaves con la piel y con el medio ambiente. 

Los pañuelos son frágiles


A lo largo de todo este post, puede que hayas sido una de las pocas personas que ha pensado con petulancia: "Ya he renunciado a las toallas. Uso pañuelos de papel, discos de algodón o toallas de papel". Si ese es el caso, nos alegramos por ti, por haberte adelantado, pero tu rutina aún puede mejorar. Los toallas de papel están hechas de papel, obviamente, y por lo tanto son ásperas para la piel y definitivamente no se recomienda su uso en pieles delicadas o con lesiones. Los pañuelos de papel son extremadamente endebles y se rompen o desgarran fácilmente, y los discos de algodón son tan pequeños que se necesitan varios para conseguir algo. La mejor toalla de limpieza y secado para la piel sensible y el acné es una toallita de algodón natural. Nuestras toallitas tienen el tamaño, la textura y la composición natural perfectos para aplicar tus productos favoritos, frotar suavemente tu rostro con una textura sedosa y secar con toquecitos para una limpieza suprema.


ISi sufres de acné, manchas o piel sensible, tira la toalla y prueba las wipes de algodón 100% natural. Las toallitas Kubwipes vienen en un envase cómodo y ecológico y cada caja cuenta con 60 toallitas para usar una en tu rutina de la mañana y otra en la de la noche. Prueba una suscripción y las toallitas KubWipes se entregarán directamente en tu puerta en el horario que más te convenga. Pruébalas y siente la diferencia en tu piel.